Los obispos toman partido por SAin!

Dice el punto tercero de la orientación de los obispos:

"Respetamos a quienes ven las cosas de otra manera. Sólo pedimos libertad y respeto para proponer libremente nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se sienta amenazado ni nuestra intervención sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás. Deseamos colaborar sinceramente en el enriquecimiento espiritual de nuestra sociedad, en la consolidación de la auténtica tolerancia y de la convivencia en el mutuo respeto, la libertad y la justicia, como fundamento imprescindible de la paz verdadera"
Desde esta óptica, me aproximo a la nota emitida por la Conferencia Episcopal con motivo de las inminentes elecciones. Me parece un asunto importante, porque, a tan sólo 24 horas de la publicación, ya podemos ver el nubarrón que se está formando.

Y es que, como podemos ver en otromundoesposible, los medios lo han entendido cada uno a su manera y todo hace prever que los partidos políticos harán lo mismo. Ante esta situación, sólo cabe dirigirse a la instrucción pastoral para ver qué nos cuenta.

Esquemáticamente, extraigo lo siguiente, a partir del punto 4º:
  1. A los cristianitos nos toca luchar por lo que queremos y para eso hay que ser coherentes. Pues estoy de acuerdo.
  2. La calidad y exigencia moral de los ciudadanos en el ejercicio de su voto es el mejor medio para mantener el vigor y la autenticidad de las instituciones democráticas. Sin lugar a dudas.
  3. Defensa de la vida y promoción de la familia, sí o sí. ¿A favor de la vida y de la familia? ¿Quién puede estar en contra de esto? Si se refiere a la ley de matrimonio homosexual, o al aborto, entonces debemos descartar a todos los partidos que se presentan, menos a uno o dos quizás.
  4. Los obispos echamos de menos nuestros privilegios educativos. Pues quien quiera defenderlos, estupendo. Si metemos en una misma frase "tratar de construir artificialmente una sociedad sin referencias religiosas" y "un gran pacto de Estado sobre la base de la libertad de enseñanza y la educación de calidad" creo que el mensaje está bien claro. Yo particularmente creo que el tema de la educación es demasiado serio como para reducirlo a un punto dentro de una carta episcopal y desde luego no creo que el sentido de mi voto vaya a ayudar a recuperar los años perdidos en educación.
  5. Terrorismo malo. De acuerdo, pero vamos a empezar por la viga en el ojo vasco. ¿Pues no fue un pastor irlandés el que vino a mediar entre tirios y troyanos?
  6. Hay que evitar los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública en favor de pretensiones particularistas o reivindicaciones ideológicas. Totalmente de acuerdo. A ver si de una vez nos reconciliamos todos con nuestro pasado, pero... ¿qué tiene esto que ver con mi voto?
  7. ¡Justicia social! ¡Esa es mi iglesia, pues claro que sí! Ya lo he entendido: es complicao, pero estos señores lo han apuntado al final: ¡están haciendo campaña, nada menos que por Solidaridad y Autogestión Internacionalista!
¡Menuda alegría me acabo de llevar! Me imagino a Rouco de paseo por el Retiro, cuando de repente se presenta un ángel y le pregunta "¿Quo vadis, Antonio María?" y él que responde, arrebatado, "Vengo de la parroquia de Santa Elena, mi buen ángel, de preparar el año Mariano, y voy sopesando responsablemente el sentido de mi voto para el 9 de Marzo". El ángel sentenció: "dijo el Señor: por sus actos los reconoceréis".

Para muchos católicos, las que vienen no son unas elecciones cualquiera. Impera la sensación de que hay que acogerse al mal menor - esa artimaña de pasteleros de la moral - para justificar cualquier postura contra el malvado ZP, pero la Iglesia es sabia y valiente y ha dejado el camino marcado a sus fieles con suma claridad.

El que tenga oídos para oír, que oiga.

PD: vaya esta sátira desde el cariño y el respeto, pues a mí, como a mucha gente, la iglesia nos duele por los cuatro costados. Al margen de lo que he dicho, espero que la nota de los obispos al menos mueva a la gente a reflexionar sobre el sentido de su voto, y espero que este artículo sirva a algunos católicos para saber que hay partidos de defienden punto por punto esta instrucción, y desde luego el PP no está entre ellos.

5 comentarios:

  1. Butzer Says:

    El papel que ha jugado la Iglesia Vasca en el tema del terrorismo ya sabemos cual es. Ya que muchas veces desde los púlpitos de algún que otro monseñor se han tratado a las víctimas igual que a los verdugos. Y sin embargo, la jerarquía eclesiástica no ha hecho-que yo sepa-nada para impedirlo.
    La iglesia tiene todo el derecho a salir a la calle a manifestarse, pero deben tener clara la división Iglesia-Estado; y que la educación pública debe ser laica en el respeto a todos.

    Posted on 1 de febrero de 2008, 11:42  

    manuel lissén Says:

    Estoy de acuerdo en lo esencial contigo. Mi opinión, Butzer, es que, como pasa en demasiadas ocasiones, por una buena intención se cometen los peores errores.

    No tengo tiempo ahora mismo para meterme en el debate de la separación Iglesia - Estado que planteas, pero te lo guardo.

    Sin embargo, te planteo otro debate: ¿crees que existe en la carta pastoral la intención de apuntar hacia algún partido?

    Un saludo.

    Posted on 1 de febrero de 2008, 12:03  

    Butzer Says:

    Por supuesto que existe dicha intención. Sino no tendría sentido dicha carta. Una carta sin precedentes que sigue en serie a manifestaciones y actos en respuesta a la política del gobierno. Actos que por cierto, están en su pleno derecho de realizar.

    Posted on 2 de febrero de 2008, 3:33  

    manuel lissén Says:

    No estoy de acuerdo, Butzer. La carta y el contenido se vienen repitiendo desde hace muchos años, como prueba, por ejemplo, esta otra instrucción pastoral para las elecciones del año 2000. En ella, se tocan todos los puntos de la actual, incluso me da la impresión de que el tono de la actual es más tolerante y contemporizador.

    La línea de la Iglesia respecto a estas cuestiones es bastante clara; no hay más que seguir los documentos de la Conferencia Episcopal para verlo. Otra cosa es que la cúpula del episcopado español - o algunas de sus figuras - sepan lidiar mejor o peor en la arena política y que algunos representantes hayan justificado como mal menor el voto para algún partido, metiendo la pata hasta la ceja. Pero esa actitud ya se había producido antes en la COPE, donde el mensaje se ha ido radicalizando hasta reducirse a "todos contra ZP".

    La pena, para mí, radica en este último punto y no en el contenido en sí de la carta, que es más inofensiva que un petardo con la mecha mojá. Creo que es una pena, porque en la cúpula de la Iglesia se está reproduciendo el debate de fondo en la "mitad conservadora" del electorado y la opción dominante parece ser ésa de tomar opción por el mal menor (otra vez más), ignorando otras propuestas que incluyen en su programa punto por punto la postura de la Iglesia y que, sin embargo, parecen no existir, y también ignorando que, al margen de la postura de los católicos, existen muchos grupos políticos y planteamientos alejados del PSOE y su entorno, que merecen ser oídos y tomados en consideración dentro de ese hipotético "mal menor".

    En definitiva, creo que la carta en sí está cargada de inocencia, pero los obispos han demostrado no tener capacidad para hacer pedagogía de sus propias palabras y dar ejemplo de autonomía ciudadana, reduciendo, en un giro maniqueo, toda la realidad política a "con ZP o contra él", lo que tendrá el efecto bumerán buscando por los socialistas, que necesitan activar a su electorado, como están diciendo sin tapujos.

    Por otra parte, el grado de desengaño que transmite esta actitud respecto a los procesos democráticos me parece decepcionante. Todos los puntos de la carta, acotados por una apología del pluralismo y una llamada a la justicia social, podrían ser un canto a la ilusión y a la regeneración si hubieran venido acompañados de las palabras adecuadas. Pero estoy seguro que nadie - fuera de la Iglesia - recordará este episodio con un pensamiento amable para los obispos. En fin.

    Un saludo.

    Posted on 2 de febrero de 2008, 10:12  

    Butzer Says:

    Pues vaya, no había leído la otra carta. Yo creo que la diferencia radica en la contextualización de la carta. Si la contextualizamos puede que saquemos en claro que va contra el PSOE, pero también hay que confirmar que ni da nombres ni hay ahora algún partido que cumpla los "requisitos" sobre los que se habla en la carta.

    Como bien dices, se están equivocando quizás no en el mensaje sino en la forma de llevarlo todo y el PSOE lo va a aprovechar. Si algo está claro es que gracias a la Iglesia, para bien o para mal de algunos, la participación en las elecciones será mayor de la esperada si se sigue por esta línea.
    Un saludo.

    Posted on 2 de febrero de 2008, 23:23