Puede hacerse... por un hijo

Esta historia es de un padre Australiano que realizaba el Ironman de Australia, y su mayor ilusión era competir a lado de su hijo. Su pequeño nació con parálisis cerebral. El Australiano nunca vio la situación de su hijo como obstáculo y entrenó muy fuerte - junto con su hijo - durante varios años, hasta que llegó la hora. El Australiano, de aproximadamente 60 años, se inscribió a su hijo en el Ironman de Australia.

Ésta es una prueba para gente grande.... realmente gente con mentalidad ganadora, ejemplar y con convicciones realmente fuertes. Terminar un Ironman es algo fuera de este mundo. Para darles una idea: La prueba está compuesta por tres partes, comenzando casi siempre al amanecer:
primera prueba.- Nadar en el mar, o lago un tramo de 4 Km. (con el frío de la mañana).
segunda prueba.- Salir de nadar y tomar la bicicleta de ruta y recorrer un trayecto de 180 Km. ininterrumpido, con subidas y bajadas muy pesadas.
tercera prueba.- Terminando la ruta de bicicleta, se termina la prueba con un maratón de 42.5 Km., lo cual es una prueba extremadamente agotadora, tanto física como mental.

Los campeones del mundo lo hacen en 8 horas 15 minutos aproximadamente. El Australiano de la historia lo terminó en casi 17 horas. Durante la prueba, autopistas, circuitos, etc. son cerrados para el tránsito el menor tiempo posible, para no alterar el ritmo cotidiano, pero en este caso, al ver la prueba y quien la estaba ejecutando, la dejaron cerrada hasta que la terminaran por completo, hasta que se hizo de noche. Lo más bonito y sorprendente de esta historia es que logró terminarlo con su hijo.

Éste es el mensaje del último correo que recibí y con el que quiero empezar esta nueva singladura de "un grano de mostaza". Una historia de lo que puede hacerse por amor.

Espero que lo disfrutéis.

2 comentarios:

  1. Sal y Pimienta Says:

    Realmente conmovedor.

    En su día, cuando ví el video y leí los mensajes, volví a darme cuenta como un mismo hecho tiene siempre distintas lecturas. Había quien lo había visto como yo, conmovedor, y quien lo criticaba por exponer la vida del hijo sin necesidad, incluso quien entendía que "utilizaba" a su hijo en su provecho.

    Todo depende del cristal con el que se mire

    Por mi parte, bienvenido a tu casa

    Posted on 27 de enero de 2008, 23:48  

    manuel lissén Says:

    Bienvenida tú también.

    Qué quieres que te diga. A mí me emociona cada vez que lo veo.

    Posted on 28 de enero de 2008, 22:26